Desarrollo profesional.

autoconocimiento buscojobs

El autoconocimiento y la inteligencia emocional son factores determinantes en el ámbito laboral, desde la instancia de búsqueda de empleo hasta el trabajo en la empresa que te contrata. Para encontrar un trabajo, es muy importante saber elaborar un buen currículum y luego, poder gestionar las emociones.

Para lograr éxito en la carrera profesional debemos contar con la formación adecuada, la capacitación permanente, el conocimiento del sector de desempeño, como otros aspectos personales relacionados con el trabajo en equipo, la empatía, la facilidad para el liderazgo y la capacidad de resiliencia.

Desde buscojobs ya hemos desarrollado ampliamente temas relacionados con el Currículum, su elaboración y la importancia de la carta de Presentación; cuando se trata del contexto profesional hay que saber utilizar las estrategias comunicativas escritas y potenciar su impacto.

Autoconocimiento.2El autoconocimiento, es el primer paso de la inteligencia emocional y es fundamental sobre todo en los tiempos actuales. Conocer los objetivos profesionales y las herramientas que disponemos para lograrlos, es el primer paso para conseguir lo que nos propongamos.  

En la actualidad todos estamos expuestos a cambios en la vida personal y laboral. En algún momento debemos replantearnos y reorientarnos profesionalmente, ya sea porque queremos progresar o por que la empresa nos impulsa a hacerlo.

Cuando pensamos en nosotros, definirnos resulta  sumamente difícil. Creemos que nos conocemos pero, por lo general, no nos hemos detenido a pensarnos y menos aún a escribir sobre nuestros objetivos y metas. Las condiciones que facilitarán o dificultarán que logremos nuestros objetivos, deben ser prioridad a la hora de adjetivar sobre nuestras características.

Nuestras emociones pueden dar cuenta de nosotros mismos, ser conscientes de nuestro estado emocional en el recorrido de nuestra cotidianeidad, puede facilitar el autoconocimiento. Reflexionar sobre cómo resolvemos y hemos resuelto las distintas situaciones de nuestra vida, puede completar el ejercicio.

También pueden utilizarse distintas pruebas, que hoy en día están a disposición online y si las respondemos con sinceridad, pueden ayudar a saber más sobre nuestra personalidad.

Saber “quien soy” también incluye   quien quiero llegar a ser y por eso debemos tener muy claros los objetivos.

La inteligencia de una persona está definida por un conjunto de variables como la atención, ,la capacidad de observación, la memoria, el aprendizaje, las habilidades sociales, etc., que le permiten enfrentarse al mundo diariamente.

El rendimiento que obtenemos de nuestras actividades diarias, depende en gran medida de la concentración que manifestemos en cada momento. Pero hay que tener en cuenta que, para tener un rendimiento adecuado intervienen muchas otras funciones como, por ejemplo, un estado emocional estable y una buena salud psicofísica.

Las personas con una alta inteligencia emocional no necesariamente tienen menos emociones negativas, sino que, cuando aparecen, saben manejarlas mejor. Tienen una mayor capacidad para identificarlas y saben qué es lo que están sintiendo exactamente Desarrollan además,  una alta capacidad para identificar qué sienten los demás.

Poder identificar y entender mejor las emociones, nos permite ser capaces de utilizarlas para relacionarnos mejor con los otros, tener más éxito en el trabajo y llevar una vida más exitosa.

Dice Daniel Goleman que las personas con “habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad; las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad”.

Cuando un sujeto adquiere la capacidad de sobreponerse a períodos de dolor emocional o situaciones adversas decimos que ha desarrollado su capacidad de resiliencia. El concepto de resiliencia se corresponde aproximadamente con el término “entereza”

La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Desde la neurociencia se considera que las personas más resilientes, cuentan con mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, tolerando mejor la presión. Esto los hace aparece con mayor control frente a la adversidad y mayor capacidad para afrontar diferentes dificultades.

Entendemos que la resiliencia es la entereza más allá de la resistencia. Es la capacidad de sobreponerse a un estímulo adverso, capacidad que está en toda persona. La tarea es poder desarrollar esta capacidad con actitud y firmeza.

Una orientación laboral  rica debe tratar estos aspectos, que es lo que siempre intentamos en estos espacios.
pie-autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*